jueves, marzo 02, 2006

Floridor Pérez (una breve antología)

Señoras y señores, me declaro en rebeldía ante la "inmediatez de la percepción sensible". ¿Por qué? Por que odio la prepotencia de la “verdad”. Dudo al instante cuando alguien me dice “mira una araucaria” o bien “eso es una pipa”. Quizás para mí lo primero sea una casa y lo segundo un rito; y si los miro juntos un rato más quizás sea un pueblo originario.
¿Hasta cuando estamos presos de lo aprendido, de las imágenes encadenadas a los conceptos? La poesía se retuerce sobre si misma cuando tiene una explicación literal producto de la secuencia de las palabras que la componen. La poesía es una imagen (o miles), tiene colores, olores, dolores. Puede ser un sueño sin dueño o una historia arrancada de la memoria. Puede ser todo, incluso puede no ser. Los invito a integrar el movimiento independentista por la apreciación sensible anti-cogno-reactiva.


Pintura de Roberto Matta v/s Paisaje de Chiloé

Y como la poesía tiene olores, risas, cuentos e imágenes, dejo con ustedes una breve antología de un maestro de la pluma sencilla y originaria, cargado de sur y de historias colectadas en su maletín de profesor.

COMO UN BRUJO QUE SALE A VOLAR POR LAS ISLAS

Aquella noche
perdí la cabeza
y cada mañana la encuentro
en tu almohada


NATACHA

Le han dicho

Con este hombre
no tendrán dónde
caerse muertos.

Le he dicho

tendremos
todo el mundo
donde pararnos vivos.


LONDON BAR

Por olvidarte paso a la taberna

Sobre el mesón tiro los codos
sembrando pánico entre las botellas
decapitadas en mi honor

El recinto lo veo como una embarcación:
lámpara como luna
la noche como el mar
la música como una tempestad
y el hundimiento en la embriaguez

Entonces me aferro a tu recuerdo
como una tabla de salvación
que me permita naufragar a gusto

11 Comments:

Blogger Clementina escribió...

Si de elegir se tratara, este:
"Aquella noche
perdí la cabeza
y cada mañana la encuentro
en tu almohada"

Y agrego este:
"Cierto que tardé mucho en encontrarte/
¡Pero eran cuatro millones doscientas/
cuarenta y ocho mil quinientas treinta/
las chilenas, cuando salí a buscarte!"
*Él hacía clases en la Funab, y algunas veces me lo topaba en la sala de profes, conversando con alumnos siempre y a todos los trabade hijos.

miércoles, marzo 01, 2006  
Blogger am_arte escribió...

de magritte a floridor, y de floridor a usted... entre lo que es y puede no ser... entre las libertades verbales, paraísos dementes, imágenes bestiales... no hay opresor más allá de nuestros labios, párpados... son nuestros bordes los que nos han encarcelado... su rebelión es aplaudida si sirve de algo... pero para que sea significativa lo haré con una no pipa... entre mis dedos llenos de sienes. un abrazo de distancia en esta red de soñadores.

jueves, marzo 02, 2006  
Blogger pomelo escribió...

que cosas lindas escribes...

un mundo entero donde pararnos.

despues de esa frase me quedo medio muda.
me gusto tu blog, vendre a visitarte.
Saludos

jueves, marzo 02, 2006  
Anonymous Domada por mi vientre escribió...

Estoy totalmente de acuerdo con Floridor, es por eso que a mis niños jamás les doy los colores a pintar...si el árbol lo quieres azul con tronco plateado, así será....

jueves, marzo 02, 2006  
Blogger Juan Pablo Belair Moreno escribió...

Clementine: estuve a punto de incorporar ese poema, gracias por complementar. Como siempre la convergencia. Somos habitantes de esquinas.

Am_arte: que quiere que le diga, ud. es parte única de esta red. Red de tela de araña; suave pero infinitamente resistente.

Domada por su vientre: bienvenida, que nombre más sugerente. Floridor es el de los poemas y yo (o el duendecillo aquel) es el de la lata inicial.

Poli, bienvenida siempre. Acá tendrá su casa de castores como en Narnia, aunque menos confesional claro está.
Se agradece el piropo... le diré al duende para que se quiebre un rato.

jueves, marzo 02, 2006  
Blogger Clementina escribió...

De nada. :)

viernes, marzo 03, 2006  
Anonymous bai escribió...

Y de cada bolsita de pánico hizo una infusión con aroma a gritos que bebió hirviente para que le derritiera los miedos y le espantara la angustia.

Las botellas decapitadas decidieron ir a dormir al cubo de basura: ya nada las amarraba a su tapón de corcho, En el fondo, ni siquiera unas gotas de alcohol.

Te beso entre los ojos y entre los dedos de los pies.

viernes, marzo 03, 2006  
Blogger ... nada para decir escribió...

me refugio en esos nombres aun no pronunciados, y me quedo ahi, en lo que no entiendo, en lo que no podria explicar aunque quisiera, solo sintiendo... soñando y siendo luz.

martes, marzo 07, 2006  
Blogger Jack Torrance_the Shining escribió...

Se me ha criticado de doble personalidad, pero ud. señor belair transcribe versos de otro y comenta a su soberano antojo en un lenguaje que rescato pero que se nutre de la fuente de otros.

viernes, marzo 10, 2006  
Blogger Juan Pablo Belair Moreno escribió...

Estimado y desconocido Floridor: tenga ud. primero que todo mis dispensas por exponerlo a oníricos comentarios (los cuales creo agradecería) pero también a por los otros, más bien arbitrarios que poéticos y agradecidos. Valga mi reconocimiento en un aula sin muchas cabezas asintiendo.

Mención especial merece mi querida bai, llena de poesía y de nuevos mundos, como si éstos fueran materias distintas.
Gracias a Nada para decir por que se toma la palabra y la llena de curvas y sinuosidades, bailando a través de ellas la danza del vientre y guiñando un ojo a media sonrisa.
Sr. Torrance es ud. muy agudo y puntiagudo ¿irá por ahí su (auto)análisis? Vuelva, será bienvenida siempre su acidez kubrickiana.

viernes, marzo 10, 2006  
Blogger elescaramujo escribió...

como todo en la vida, se produjo por azar la entrada a tu blog. Hermoso hallazgo, descubro poetas que nunca había leído. Si no te molesta, lo pondré como enlace en el mío. Saludos. Myriam

martes, marzo 14, 2006  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Perfil de Facebook de Juan Pablo Belair Moreno
Mesothelioma
Mesothelioma