sábado, marzo 08, 2008

.. y la mujer creó a dios

"(...) para que no tengamos nunca más soledad"
Fito Páez

Una postración ante ti, mi mente hacia el suelo, mis extremidades conectadas con el vientre original, hacia la tierra femenina. Me visto de negro ante un mundo habitado por historias de hombres solitarios, que va muriendo para dar a luz a otro, donde el camino es de a dos. El círculo se va cerrando y este lugar que amamos vuelve a ser redondo, como siempre, aunque el paréntesis del miedo lo haya mantenido inconcluso. Ahora estamos juntos, construyendo juntos, ya no sobreviviendo sino viviendo, riendo, yendo... juntos hacemos dios, y tú lo engendraste.

Felicidades MUJER.


Un breve saludo para ustedes queridas de 8 mujeres que hacen dios con sus letras:

  1. María Elena Walsh. La escultora de música poética.
  2. Claribel Alegría. La del compromiso poético político.
  3. Juana de Ibarbourou. La hija de la naturaleza.
  4. Cristina Peri Rossi. La perseguida por su mente.
  5. Delmira Agustini. La asesinada por el amor maldito.
  6. Matilde Alba Swann. La incansable defensora.
  7. Bárbara Délano. La enamorada del mar.
  8. Susana March. La niña precoz.

La forma María Elena Walsh

Dios sigue haciendo piedras y animales
con las antiguas formas de la vida.
Sigue
poniendo p
ájaros iguales
sobre la misma tierra repetida.


Pero para la voz recién
nacida

todas las cosas son originales,
y al cantar las descubre sorprendida,
desde su cárcel, desde sus umbrales.


Si estoy en medio de la noche y siento

que otra vez vuelven con la primavera
la renovada antigüedad del viento

y la luna que vi por vez primera,
muero, pero renazco al otro
día,

húmeda de reciente alfarería.

Quiero ser todo en el amor Claribel Alegría

Quiero ser todo en el amor
el amante
la amada

el vértigo
la brisa
el agua que refleja
y esa nube blanca

vaporosa
indecisa
que nos cubre un instante.

Noche de lluvia Juana de Ibarbourou

Llueve... espera, no duermas.
Estate atento a lo que dice el viento,
y a lo que dice el agua que golpea
con sus dedos menudos en los vidrios.

Todo mi corazón se vuelve oídos
para escuchar a la hechizada hermana
que ha dormido en el cielo,

que ha visto el sol de cerca,
y baja ahora elástica y alegre de la mano del viento,
igual que una viajera que torna
de un país de maravilla.

Cómo estará de alegre el trigo, amante.
Con qué avidez se esponjará la hierba,
cuántos diamantes colgarán ahora
del ramaje profundo de los pinos.
Espera, no te duermas.

Escuchemos el ritmo de la lluvia.
Apoya entre mis senos tu frente taciturna.

El museo de los esfuerzos inútiles Cristina Peri Rossi
(fragmento)

El espacio que queda entre la espada y la pared es exiguo. Si huyendo de la espada, retrocedo hasta la pared, el frío del muro me congela, si huyendo de la pared, trato de avanzar en sentido contrario, la espada se clava en mi garganta. Cualquier alternativa, pues que pretenda establecerse entre ellas, es falsa y como tal, la denuncio. Tanto el muro como la espada sólo pretenden mi aniquilación, mi muerte, por lo cual me resisto a elegir. Si la espada fuera más benigna que el muro, o la pared, menos lacerante que el filo de aquella, cabría la posibilidad de decidirse, pero cualquiera que las observe, comprenderá enseguida que sus diferencias son sólo superficiales. Sé que tampoco es posible dilatar mi muerte tratando de vivir en el corto espacio que media entre la pared y la espada. No sólo el aire se ha enrarecido, está lleno de gases y de partículas venenosas: además, la espada me produce pequeños cortes 'que yo disimulo por pudor' y el frío de la pared congestiona mis pulmones.... Si consiguiera escurrirme, la espada y el muro quedarían enfrentados, pero su poder, faltando yo entre ambos, habría disminuido tanto que posiblemente el muro se derrumbara y la espada enmoheciera. Pero no existe ningún resquicio por el cual pueda huir, y cuando consigo engañar a la espada, la pared se agiganta, y si me separo de la pared, la espada avanza. He procurado distraer la atención de la espada proponiéndole juegos, pero es muy astuta, y cuando deja de apuntar a mi garganta, es porque dirige su filo hacia mi corazón. En cuanto al muro, es verdad que a veces olvido que se trata de una pared de hielo y cansado, busco apoyo en él: no bien lo hago, un escalofrío mortal me recuerda su naturaleza. He vivido así los últimos meses. No sé por cuánto tiempo aún podré evitar el muro, la espada. El espacio es cada vez más estrecho y mis fuerzas se agotan. Me es indiferente mi destino: si moriré de una congestión o me desangraré a causa de una herida, esto no me preocupa. Pero denuncio definitivamente que entre la espada y la pared no existe lugar donde vivir. "

Visión, de Los cálices vacíos Delmira Agustini

¿Acaso fue en un marco de ilusión,
en el profundo espejo del deseo,

o fue divina y simplemente en vida
que yo te vi velar mi sueño la otra noche?

En mi alcoba agrandada de soledad y miedo,
taciturno a mi lado apareciste
como un hongo gigante, muerto y vivo,
brotado en los rincones de la noche
húmedos de silencio,

y engrasados de sombra y soledad.

Te inclinabas a mí supremamente,
como a la copa de cristal de un lago
sobre el mantel de fuego del desierto;
te inclinabas a mí, como un enfermo
de la vida a los opios infalibles
y a las vendas de piedra de la Muerte;
te inclinabas a mí como el creyente
a la oblea de cielo de la hostia…

gota de nieve con sabor de estrellas
que alimenta los lirios de la Carne,

chispa de Dios que estrella los espíritus.
Te inclinabas a mí como el gran sauce
de la Melancolía
a las hondas lagunas del silencio;
te inclinabas a mí
de mármol del Orgullo,

minada por un monstruo de tristeza,
a la hermana solemne de su sombra…

te inclinabas a mí como si fuera
mi cuerpo la inicial de tu destino
en la página oscura de mi lecho;
te inclinabas a mí como al milagro
de una ventana abierta al más allá

¡Y te inclinabas más que todo eso!

Y era mi mirada una culebra
apuntada entre zarzas de pestañas,
al cisne reverente de tu cuerpo.
Y era mi deseo una culebra
glisando entre los riscos de la sombra
¡a la estatua de lirios de tu cuerpo!

Tú te inclinabas más y más…y tanto,
y tanto te inclinaste,

que mis flores eróticas son dobles,
y mi estrella es más grande desde entonces.
Toda tu vida se imprimió en mi vida…

Yo esperaba suspensa el aletazo
del abrazo magnífico; un abrazo
de cuatro brazos que la gloria viste
de fiebre y de milagro, será un vuelo!

Y pueden ser los hechizados brazos
cuatro raíces de una raza nueva.

Y esperaba suspensa el aletazo
del abrazo magnífico…
¡y cuando
te abrí los ojos como un alma, y vi
que te hacías hacia atrás y te envolvías
en yo no sé qué pliegue inmenso de la sombra!

Mañana es siempre Matilde Alba Swann

Cómo quisiera despertar cantando.
Pero amanezco, en cambio,
dolorida

de no haberme quedado en ese espacio,
en ese tiempo de morir prestada.
Una isla no inscrita en ningún mapa,
una célula enferma de ignorancia,

un asfixiado mundo en miniatura,
una avanzada humanidad triunfante,
en clarines y hogueras
homicidas.

Tabla sola, sin náufrago siquiera,
y luchando,
relincho hacia la costa,

y animada nomás por el recuerdo
de un aliento mordido a sus astillas.

Cómo quisiera despertar cantando,
y me muero de sed y hambre
de canto
mientras desborda la preñada aurora

en promisorio bermellón de vinos,
y expandida,
hoguera en panes, horneándose a lo alto.
Yo estoy abajo,
debajo de la historia,

sepultada en antorchas apagadas
y estandartes marchitos.
Sumergida en humores subterráneos

y en cenizas de huesos
de bandido,
Soy el ser que no fue, lo que no pudo,
la olvidada, desdeñada semilla,
pero existo.

Dentro
tengo un sauce inclinado que me llora.

Un niño triste me llama, sin nombrarme.
Me doy cuenta,
me doy cuenta, yo existo.
Mañana espero despertar, cantando.
"

Fotografía V Bárbara Délano

Este es el baile de los muertos
Círculo salvaje donde esperamos el sacrificio

Atrás el mar es un espejo de dioses
olor a patios abandonados

El día
la tarde
la noche asusta
todo asusta en este rincón enfermo
donde se grabó para siempre

el desamparo del tiempo

Tu cuerpo flota como un río
donde pasó rápida la luz

Aquí estamos
solos
mirando el vacío.

La meta Susana March

He cambiado todas mis rosas por un lugar cerca del fuego
por el sosiego de mi alma la negra seda de mi pelo
he vendido mis esperanzas por un puñado de recuerdos
mi corazón por un reloj que sólo cuenta el tiempo muerto
mi última moneda de oro se la di de limosna al viento
ahora ya no me queda nada, desnuda estoy como el desierto
un oasis de mansedumbre está brotándome en el pecho.



Fotografías: 8 mujeres (afiche de la peli de Ozon); mi lejana amiga Cai embarazada; Constanza, hija de mi amiga Wenchu; mi ahijada la Feñita; amiga actriz de mumi retratada por ella (mandarina); desnudos de MoreyStudio; mujer negra (obtenida en web); mujer mapuche (de web); mujer mayor asiática (de web); mujer anciana de Bantoni.

Pincha aquí para una dedicatoria musical en Salieri...

12 Comments:

Blogger Rey muerto escribió...

Gracias por elegir tanta belleza para este homenaje.

Gracias por incluírme.

Un beso femenino

domingo, marzo 09, 2008  
Anonymous Anónimo escribió...

Gracias, Juan Pablo.

Me siento muy felíz, al ver yleer tu blogger.

Desde acá de la ciudad de Temuco, sé le agradece y fuerte abrazo....

kiria.

domingo, marzo 09, 2008  
Blogger Benjamin escribió...

Amigo,

Las mujeres, que tema más inagotable para seres como nosotros.

Desde aquí un abrazo a todas quienes pasan por estos lares no buscando, sino encontrando.

domingo, marzo 09, 2008  
Blogger lili escribió...

Mi querido Juan Pablo:::
Primero que todo gracias por pasar por mi abandonado blog y por dejar ese comentario tan particular.. tratare de hacer lo que dices aunque nunca he sido buena escribiendo....

Segundo después de leer esta tremenda entrada que has hecho me siento mas que halagada de ser mujer.... creo que como buen POETA.. sabes dar justo en el clavo....

tercero: valpo si esta bkn.. sobre todo con esa maravillosa lluvia, que aunque duro poco .. no resisti las ganas de salir por ahi a mojarme...Adoro la lluvia casi tanto como los chocolates o a Burton...
bueno eso por ahora...
que tengas una linda semana!!!...

lili

lunes, marzo 10, 2008  
Blogger amanda escribió...

Hermosas palabras...y las fotografias muy bellas!!!....un beso

martes, marzo 11, 2008  
Blogger lili escribió...

Juan Pablo.. te hice caso y puedes pasar por mi blog a leer aunque no se que tan bien quedo.. me ayudó MUCHO... GRAcias

Lili

martes, marzo 11, 2008  
Blogger lili escribió...

mmm....no tengo nada de hada, mas bien soy como una oruga que estuvo o esta,( aun no lo tengo claro)a punto de de ser mariposa....
gracias por tu lindo comentario...

martes, marzo 11, 2008  
Blogger am_arte escribió...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

miércoles, marzo 12, 2008  
Blogger am_arte escribió...

cada tanto un susurro, me tomé la libertad de leer cada poema con tu voz en mi mente... me gusta la cadencia de la palabra en tu boca. te beso.

miércoles, marzo 12, 2008  
Blogger lili escribió...

mmm... creo que si fui muy na que ver con el mail... ahora me esta dando un poquitin de verguenza...
:s ....
quiero decirte que si llame a mi hno (vive en Santiasco)y no lo dije tan lindo como lo escribistes tu, pero al fin y al cabo.. le dije algunas cosas... Gracias
cuidate
chau

miércoles, marzo 12, 2008  
Anonymous Anónimo escribió...

Recien vi tu saludo, mi correo ingratamente lo había enviado a los spam.. en fin, muchas gracias por el pequeño-gran homenaje, lo cierto es que cada día me gusta más ser MujerMadreMujer, aprendo mucho de esta mujercita que me brotó del vientre.. me reconozco en ella..

Te escribi hace tiempo, quizás ya no usas tu correo hotmail..

Te extrañamos en esta casa de mujeres Juan Pablo, y te esperamos también..

Un beso,

Eloísa S.

lunes, marzo 17, 2008  
Blogger lili escribió...

-------------------------
----------------
-----------
--------
----
--
-

Yo me muero si tu amanecistes mas enfermito de lo que estabas ayer....
vuelvo a ser oruga....

*
**
***
*****
********

hoy a la noche veo la peli....

lunes, marzo 17, 2008  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Perfil de Facebook de Juan Pablo Belair Moreno
Mesothelioma
Mesothelioma