lunes, agosto 13, 2007

Tu recuerdo en mi cara


Después de tanto tiempo me miro en el espejo. Y te veo. No a ti, sino a tus huellas.
Me cambiaste la cara. Dejaste una mueca amarga fija en mi rostro. Mi boca tiene comisuras que apuntan hacia el suelo. Un rictus de paraguas, quizá para la tormenta.

Y camino, y miro de reojo hacia dentro de cada bar que se me cruza, a ver si te encuentro, con otro, con él, disfrutando mientras yo te recuerdo. Solo, deambulante, no sé de qué recuerdos me hablo, si no tengo memoria de tu mano perdida en mi pelo o de mi cabeza acunada en tu pecho. Me temo que los he borrado de la memoria, así como aquella golpiza de niño que nuestros perfectos padres nunca podrían habernos dado, y tú en un acto de magia negra los colocaste uno a uno en mi rostro.

Todo muere. Menos los recuerdos. Murieron los besos, los abrazos, los buenas noches y los desayunos hablando del futuro (que murió antes de nacer). Hasta la gata que ronroneaba mientras crecíamos murió atropellada por la rueda de esa tristeza sin razón.

Cuál es el perfil del abandonado. El de criminal o el de imbécil que cree y sigue creyendo confiando hasta en el arrepentimiento. Esos estertores de humanidad que me confunden. Y es la misma cara esculpida por tus traiciones que se distingue y reconoce entre otras como un desconsolado prontuario.

La distancia y los años hicieron el trabajo sucio. Siempre es así y qué le vamos a hacer. Si estamos hechos de materia, de carne y sangre. El recuerdo atrofia la primera, la segunda se derrama solo una vez.

11 Comments:

Blogger claudia escribió...

tenés razón...todo muere, menos los recuerdos
y en el rostro, las huellas
el día que lo ví, rejuvenecí 20 años, mis ojos brillaban como soles, ahora , me siento milenaria
un abrazo

martes, agosto 14, 2007  
Blogger am_arte escribió...

la piel tiene su propia memoria, es inevitable parecernos a nuestra historia... te beso. Le aviso, cerré Mi mundo plano... pero queda invitado a mis otros mundo y cualquier cosa, nos leemos , además quiero adquirir sus libros, guíeme por favor.

jueves, agosto 16, 2007  
Blogger bahia escribió...

No, no tienes razón: nada muere. Nada que hayas recibido o percibido está muerto. Está vivo dentro de tí ¿Cómo puedes afirmar tan categoricamente que es nada más que un recuerdo?

Hay mil cosas que no has conocido y, sin embargo, viven en ti ¿acaso puede ser eso un recuerdo si nunca sucedió??

Yo vivo en ti, tú vives en mí. Y ni siquiera nos hemos rozado.


Otros te hablarán de un paisaje que nunca visitaron o de un dios al que rezaron... Están todos vivos, nada ha muerto.

Recupera tu mirada y verás que es más beneficiosa que negación de que estás vivo.

Y deja de preguntarte... Te dejo un beso mucho más real que cierto.

jueves, agosto 16, 2007  
Blogger Gisellecharri escribió...

Solo creo que tu rostro ,ese que dices ahora tienes,tal vez siempre ha sido el tuyo,y solo para emprender esta aventura de la que hoy vuelves como derrotado,lo revestistes con un nuevo brío.Pero no era el tuyo.
Nadie,absolutamente nadie,logra causarnos estragos a punto de llegar a convertirnos en otro...eso es trabajo de nosotros mismos y de lo que nuestro traicionero, pero siempre presente corazón, hace por nosotros cuando sentimos eso que tu tan bien describes como "abandono".
Fuerza ,que hasta el dolor mas terrible pasa......te lo dice alguien que lo ha sentido profundamente.Las marcas son inevitables.Tal vez son hasta necesarias.Eso depende de uno mismo..jamás de otros.
Besos.
GE

viernes, agosto 17, 2007  
Anonymous Anónimo escribió...

es verdad que cuando te ves en el espejo no ves mas que recuerdos, cuanto has cambiado desde que solo eras un niño, ves esa huella que tu pasado te dejo, a veces no te ves a ti porque no sabes en quien te has convertido, ni quien eres porque ya se ha abandonado el creer,pero, todavia muchas cosas pueden nacer,mas de las que puedes imaginar, tienes las palabras y tus sentimientos que mas se necesita?

sábado, agosto 18, 2007  
Blogger MaleNa - La Porteña escribió...

...

Sin palabras, sólo te miro.


Abrazo.

sábado, agosto 18, 2007  
Blogger mauro fantin oneto escribió...

No puedo sino pensar en nuestros espejos como pequeñas (verdaderamente pequeñas) cárceles...

Hay tanta, tanta luz más allá del espejo!! Hay tantos otros horizontes... Tan otras formas de percibir el dolor, el amor y la dicha...

Levantar la vista más allá.... Simple, nada fácil!

Abrazo.

domingo, agosto 19, 2007  
Anonymous Santiago paz escribió...

Como tienden a marcarnos las personas. No solo emocionalmente, sino, en lo físico: ojeras, arrugas, etc. Y tienes razon: los recuerdos no mueren. Al menos, hay que dejar que se diluyan en las arenas del tiempo. Hay que avanzar. Créeme que muchas veces he querido que los recuerdos se mueran. Pero, es imposible. Por eso, hay que diluirlos.

Respecto a su recomendación, hágala con confianza. Todos son bienvenidos a mi humilde morada.

Esa imagen de la chelita helada por la mañana es una imagen clásica del "acañá'o". Apostaría que has estado en esa esquina.

Y respecto al uso de lenguaje soez-poético, es por un asunto de que hay que empezar a ser un poco más "descarnado"...



Gracias por su visita. Eso hace que también la devuelva. Porque hace tiempo que no pasaba por aquí.



Un abrazo, tocayo.





atte:
Paz

lunes, agosto 20, 2007  
Blogger Pilar escribió...

perrito...
venga para acurrucarlo.

lunes, agosto 20, 2007  
Blogger Libelula escribió...

Que lindo escrito, pero tanta melancolía me dolió un poquito.
Por que tus palabras son verdaderas, y la verdad siempre duele un poco.

=*

lunes, agosto 20, 2007  
Blogger Benja escribió...

El perfil del abandonado camina por ahí,
mirada al suelo,
manos en los bolsillos,
por no buscar nada,
por que la esperanza también muere antes que los recuerdos.
El abandonado llora sin lágrimas y sin saber porque.
Casi siempre tiene frio.
Casi siempre el silencio le aturde los oidos.
El abandonado no duerme por las noches, el abandonado sólo se apaga.

Ya no pateas las piedras en el camino por miedo a la venganza.
El abandonado a veces escribe para no salir a la ventana y gritar la rabia.

El abandonado se abandona,
golpea su frente en la mesa,
fuma para matar el tiempo,
antes del próximo cigarrillo.

(esto se va directo a mi sitio... gracias por el empujon)

sábado, agosto 25, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Perfil de Facebook de Juan Pablo Belair Moreno
Mesothelioma
Mesothelioma