domingo, mayo 02, 2010

Aquí, Londres, dos mil diez (una antología ad hoc de Ángel González)

¿Quién tiene la verdad? ¿Hay alguien cierto que su vida es producto de sus decisiones? La única certeza es aquella que nos calla para siempre. Y mientras ¿qué se hace durante esta efímera existencia? Creer en algo. Elaborar complejas ideas y modelar proyectos a la medida del deseo insaciable (el propio y el de la audiencia). Hacer una u otra cosa, tomar una decisión, tiene sentido sólo para unas cuantas débiles variables temporales, sin embargo, va trazando un recorrido que puede llevarnos lejos. Del territorio, del corazón y la carne de los que -decimos y creemos- amamos, de nosotros mismos inclusive. Pero está bien. Bien por oposición, porque no podría asegurar si está mal. Total, al final del día, el único consuelo que me queda -y que no es poco- es aquel de no mentirle al que creo ser, y seguir adelante, como un malabarista y sus tres y cuatro variables suspendidas en el aire, esperándolas -a veces una eternidad- para tomarlas y volver a lanzarlas al aire como monedas de infinitas caras. Ese consuelo pesa lo suficiente para que mis párpados caigan y concilie el sueño. Y así un día, le sigue al otro, y un mes nos conduce a la próxima estación, y la luz juega a las escondidas, para dejarnos a oscuras, solo, sólo con esa voz que pregunta y pregunta, qué se ha llevado el día con su pulso fatal.

Ángel tiene versos que se acomodan a estas palabras sin sentido, o quizás fue al revés. Pero me basta así -diría, no más por hoy de somniloquios.


No tuvo ayer su día

Ya desde muy temprano,
ayer fue tarde.

Amaneció el crepúsculo, y al alba
el cielo derramó sobre la tierra
un gran haz de penumbra.

Cerca del mediodía
un firmamento tenue e incompleto
-¿cifra de nuestra suerte?-
brillaba todavía en el espacio.
(la Luna
no iluminaba al mundo;
su cuerpo transparente
nos permitía tan sólo adivinar
la existencia más alta de otro cielo
inclemente también, inapelable.)

Seguimos esperando, sin embargo.

Imprecisas señales
- un latido de pájaros, a veces;
el eco de un relámpago;
súbitas rachas de violento viento-
nos mantenían alerta.

A la hora del ocaso
salió un momento el sol para ponerse
y confirmó las sombras con ceniza.


---


El día se ha ido


Ahora andará por otras tierras,
llevando lejos luces y esperanzas,
aventando bandadas de pájaros remotos,
y rumores, y voces, y campanas,
-ruidoso perro que menea la cola
y ladra ante las puertas entornadas.

(Entretanto, la noche, como un gato
sigiloso, entró por la ventana,
vio unos restos de luz pálida y fría, y
se bebió la última taza.)


Sí;
definitivamente el día se ha ido.
Mucho no se llevó (no trajo nada);
sólo un poco de tiempo entre los dientes,
un menguado rebaño de luces fatigadas.
Tampoco lo lloréis. Puntual e inquieto,
sin duda alguna, volverá mañana.
Ahuyentará a ese gato negro.
Ladrará hasta sacarme de la cama.


Pero no será igual. Será otro día.


Será otro perro de la misma raza.


---

Ya nada es ahora

Largo es el arte; la vida en cambio corta
como un cuchillo
Pero nada ya ahora
-ni siquiera la muerte, por su parte
inmensa-
podrá evitarlo:
exento, libre,
como la niebla que al romper el día
los hondos valles del invierno exhalan,
creciente en un espacio sin fronteras,
ese amor ya sin ti me amará siempre.


Así fueron

La mañana
-ese tigre
de papel de periódico-
ruge entre mis manos.

Ambigua e indecisa,
exhibiendo las fauces irascibles
en un largo bostezo,
se levanta:

va a abrevar en los ríos,
a teñirlos de rojos con sus barbas sangrientas.
Luego se precipita sobre el valle.

Las tres en punto ya;
Parece que la luz, zarpa retráctil,
Abandona su presa.

Pero eso,
¿quién lo sabe?

Agazapado
Como una loba,
El crepúsculo espera
A que salga la luna
Para aullar largamente.

Así fueron los días que recuerdo.

Los otros,
los que olvido,
huyeron como corzas malheridas.

---

Quise

A Susana Rivera

Quise mirar el mundo con tus ojos
ilusionados, nuevos,
verdes en su fondo
como la primavera.
Entré en tu cuerpo lleno de esperanza
para admirar tanto prodigio desde
el claro mirador de tus pupilas.
Y fuiste tú la que acabaste viendo
el fracaso del mundo con las mías.


---

Diatriba contra los muertos

Los muertos son egoístas:
hacen llorar y no les importa,
se quedan quietos en los lugares más iconvenientes,
se resisten a andar, hay que llevarlos
a cuestas a la tumba
como si fuesen niños, qué pesados.
Inusitadamente rígidos, sus rostros
nos acusan de algo, o nos advierten;
son la mala conciencia, el mal ejemplo,
lo peor de nuestra vida son ellos siempre, siempre.
Lo malo que tienen los muertos
es que no hay forma de matarlos.
Su constante tarea destructiva
es por esa razón incalculable.
Insensibles, distantes, tercos, fríos,
con su insolencia y su silencio
no se dan cuenta de lo que deshacen.




Aquí, Madrid, mil novecientos

cincuenta y cuatro: un hombre solo.

Un hombre lleno de febrero,
ávido de domingos luminosos,
caminando hacia marzo paso a paso,
hacia el marzo del viento y de los rojos
horizontes -y la reciente primavera
ya en la frontera del abril lluvioso...-

Aquí, Madrid, entre tranvías
y reflejos, un hombre: un hombre solo.

- Más tarde vendrá mayo y luego junio,
y después julio y, al final, agosto -.

Un hombre con un año para nada
delante de su hastío para todo.

---

Un buen aderezo a estos versos y una denuncia a la idea absurda de buscarle un sentido al destino, en voz, imagen e historia, pueden encontrarlo en Salieri, pincha aquí.

Nota:
Foto 1: La Sagrada Familia, escalera en espiral. Tomada por Pablo Rainer en Septiembre de 2006.
Foto 2 y 3: murales de Sevilla (paseo a la orilla del Guadalquivir). Tomadas por el mismo Rainer en Febrero de 2010.



6 Comments:

Blogger Lili escribió...

que hace el POETA con la mirada perdida,y ese sentimiento de nostalgia q lo invade pensando en sus puertos y musas
mientras PAGE hace de las suyas de carrete en carrete y nos encontramos a JUANPABLO encerrado en su cubil estudiando a full
sin dejar de nombrar al FANTASMITA que de vez en cuando y de cuando en vez deja su huella por este mundo casi olvidado por aquel CABALLERO DE LA ROSA AZULADA,que se quedo congelado en algun cafe .......

lunes, mayo 03, 2010  
Blogger rosicler escribió...

Razòn tiene el poeta, autor de este blogs, (a quien no tengo el placer de conocer), al señalar que "lo malo que tienen los muertos, es que no hay forma de matarlos", agrego: mejor buscarles un lugar lo suficientemente còmodo donde dejarlos y que no nos molesten....En cuanto al sentido del sin sentido, que importa?, si podemos Amar, reir, soñar y llorar, si podemos vibrar y emocionarnos mientras estemos vivos!...Razòn tenìa mi madre al decir: Acostarse y levantarse, esto a propòsito del dìa de la madre que se celebrarà en un rincòn olvidado de la tierra, uno màs!...No se lo digan, se pondrà màs presumida de lo que es....Espero no ser sensurada y que me publique!

martes, mayo 04, 2010  
Blogger clara escribió...

Lo irreparable es el hastío (GR)

sábado, mayo 08, 2010  
Blogger Angelito escribió...

Abre tu cielo poeta...besitos.

viernes, mayo 21, 2010  
Blogger Angelito escribió...

Un día le sigue al otro, y un mes nos conduce a la próxima estación, y la luz juega a las escondidas...siempre.

domingo, agosto 08, 2010  
Anonymous Luna escribió...

...y la emoción de jugar a las escondidas es no saber cuándo y cómo encontrarás al otro. A veces el escondíte de ese otro es tan profundo,seguro, estratégicamente ubicado, insondable, resguardado, que hasta el propio escondido no encuentra la salida. Mientras, la que busca, en la persistencia de encontrar al escondido, se pierde. Y ya no sabe dónde buscó, para no volver allí, y no sabe qué ruta seguir para llegar al escondíte del otro. A veces pasa tan cerca del escondido que el corazón le late fuerte porque siente el olor a reencuentro...pero la que logra pillar al escondido es porque éste quiso ser descubierto. ¿Qué dices Angelito? ¿Quién crees que correrá a la pared y gritará el nombre del buscado?

jueves, agosto 19, 2010  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Perfil de Facebook de Juan Pablo Belair Moreno
Mesothelioma
Mesothelioma